La Falacia de la Ortodoncia Basada en la Evidencia. Parte II

0
560

Otro aspecto que es fundamental entender es uno de los principios de la ética médica y de la salud pública. Es el principio de la prevención. Este principio médico indica que cuando se dispone de evidencias demostradas de riesgo para la salud se deben aplicar medidas preventivas y que cuando no existe esa certeza pero hay indicios de posibles efectos perjudiciales, deben instaurarse acciones de forma anticipada (medidas de precaución) para evitar el potencial daño.

Por ello, es nuestro deber como profesionales de la salud, tomar medidas de precaución incluso cuando la relación causa-efecto no haya podido demostrarse científicamente de forma concluyente.

Por ejemplo, hay estudios que indican que las radiaciones emitidas por las antenas de telefonía podrían estar asociadas a la aparición de cáncer en las personas expuestas. Sin embargo con el conocimiento actual no hay evidencia científica de que la exposición a la radiofrecuencia de las antenas de la telefonía móvil cause problemas de salud, pero tampoco hay información suficiente para asegurar que no representa un riesgo.

La ausencia de evidencia no significa ausencia de riesgo.

Si empiezan a construir una antena de telefonía al costado de tu casa, en donde crecen tus hijos, sinceramente, respóndete ¿no te preocuparías… porque no hay evidencia?

Si no te interesara la salud de tus hijos seguramente te seria completamente indiferente que pongan esa antena.

La Ortodoncia Basada en la Evidencia no puede tener como fundamento que la ausencia de evidencia demuestra que no existe, y que por lo tanto no hay que nada de que preocuparse.

Ese argumento solo puede ser tomado si somos totalmente indiferentes a la búsqueda de la salud del paciente, si lo único que deseamos es terminar nuestro trabajo cuanto antes y de la manera mas rápida.

Esa es la única razón que nos puede mover a negar tajantemente todo aquello que signifique tener que trabajar mas para finalizar tus casos o tener que cambiar la forma en que estas acostumbrado a diagnosticar.

¿ O es que hay alguna posibilidad de que si obtenemos los objetivos de una oclusión funcional, ocasionemos un perjuicio para la salud del paciente. ? ¿Si montas tus casos en articulador le vas a causar algún daño al paciente?

En absoluto, no hay ningún argumento que te indique alguna mínima posibilidad de ocasionarle un daño al paciente por estas razones.

Y por todo lo contrario hay muchos argumentos anatómicos, histológicos, musculares, articulares, oclusales, periodontales que indican los mayores beneficios que podrías obtener tanto en un diagnóstico mas certero como en un mejor tratamiento para la salud de nuestros pacientes si sigues los principios de una oclusión funcional.

¿Hay que rasgarnos las vestiduras y escandalizarnos por procedimientos que no hacen ningún daño al paciente?

¿Hay que ridiculizar a alguien que se esfuerza por ser lo mas preciso posible en la obtención de los registros diagnósticos?

¿El paradigma del “verdadero ortodoncista” debe ser trabajar sobre la Ortodoncia Basada en la NO EVIDENCIA?

¿Hay que considerarlos parte de una secta a todos aquellos colegas que se esfuerzan en terminar sus casos logrando todos los principios de una oclusión funcional porque buscan reducir al mínimo la posibilidad de ocasionar algún daño al paciente?

Actualmente la preocupación por la salud articular no solo la plantea el grupo de los seguidores de  Roth. Andrews, dentro del programa de su Filosofía de los Seis Elementos plantea que todo individuo que entra a un tratamiento ortodóncico debe ser tratado como un paciente potencial de tener problemas articulares. Eso implicaría que debemos de tratar de ofrecer las mejores condiciones de tratamiento a un individuo, que ya uso su capacidad de adaptación para funcionar con una maloclusión, para que pueda adaptarse a la nueva oclusión que vamos a crear .

Hace muchos años, las extracciones eran inconcebibles dentro de un tratamiento ortodóncico. Luego Tweed empezó con una corriente, que su escuela inicio, pero que ahora es parte de la Ortodoncia en casi todas sus escuelas, filosofías y disciplinas.

Los principios gnatológicos en un tratamiento ortodoncico hace tiempo han dejado de ser cosa de una “secta”, como muchos dicen. La Filosofía de Andrews y muchas otras escuelas también los toman y los aceptan. Lo quieran muchos aceptar o no, ya es parte de la Ortodoncia Contemporánea.

Mis mas sinceros respetos a todos aquellos que no se conforman con sólo obtener  lo mínimo indispensable para finalizar los casos.

Me rindo de admiración ante el trabajo detallado y meticuloso de muchos colegas que con gran esfuerzo y dedicación logran obtener o acercarse mucho a obtener estos principios gnatológicos que no siendo imposibles de conseguir requieren de una vocación medica de aquellos que no les basta con cumplir con lo que el paciente quiere (dientes derechos), sino que, siendo consecuentes con su misión de obtener el máximo bienestar del paciente, no escatiman esfuerzos por eliminar cualquier posibilidad, por mas mínima que sea, de producir o crear alguna patología como consecuencia del tratamiento de ortodoncia realizado.

Y es que es mas cómodo para nosotros, práctico, rápido, no hacerle caso a nada de esto, porque no hay evidencia.

Sé que mucho de lo descrito aquí no es popular, sé que comentarios como estos no son gratos para muchos, sé que esto no genera mas “Me Gusta” en nuestra pagina, sé que esto gana muchas antipatías, pero también sé que no estamos en la ortodoncia para tener mas amigos o mas Likes.

Estamos en la ortodoncia porque nos encanta nuestro trabajo y nos gusta compartirlo para que otros lo hagan, pero que lo hagan teniendo como paradigma buscar siempre el máximo bien posible para el paciente.

No de cualquier manera.

Esa la razón de ser de nuestra profesión.